Cómo funcionará el ejército espacial anunciado por Trump para el 2020


También nacerán verdaderos «profesionales de la guerra espacial»: científicos, analistas, expertos en inteligencia. También hay enemigos: Rusia y China. No, no es un videojuego.


de Marco gritti


La sexta rama de las Fuerzas Armadas Estadounidenses, la así llamada Space Force que se ocupará de “proteger los intereses” de las barras y estrellas fuera de los confines de la Tierra – en la galaxia pues – ahora es un proyecto un poco más concreto. Desde hace pocas horas hay una fecha indicativa, en la que la sexta rama estará operativa en el 2020. Lo ha anunciado directamente el vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence que, en un discurso en el Pentágono el 9 de agosto, ha explicado cómo entiende moverse la Casa Blanca.

Lo que parecía ser la trama de la última película de ciencia ficción donde los héroes americanos cargan sobre sus hombros el destino del mundo CONTRA LA INVASIÓN ALIENÍGENA, HOY PARECE MÁS PRÓXIMO A LA REALIZACIÓN aunque si “no es un proyecto fácil”, como admitió el mismo Pence.

ASÍ LOS ESTADOS UNIDOS SE PREPARAN A UN NUEVO ATERRIZAJE EN EL ESPACIO

En las mismas horas del discurso de Pence en el Pentágono, el departamento de Defensa estadounidense publicaba un report en el que se leen las razones del ambicioso proyecto y, sobre todo, los próximos pasos para la realización del plan espacial.

Del momento que “establecer un sexto brazo armado requiere la aprobación del Congreso”, las primeras, inmediatas, medidas que se tomarán para “proteger los intereses americanos vitales en el espacio” serán, crear algunas nuevas instituciones. Comenzando por la Space Development Agency, una organización encargada de desarrollar y volver operativas las tecnologías de próxima generación, para seguir con la Space Operations Force que en cambio tendrá la tarea de reunir ingenieros, científicos, especialistas de intelligence, estrategas y expertos en ámbito proyectístico y militar.

Se trata entonces, de crear una comunidad DE “PROFESIONALES DE LA GUERRA ESPACIAL”, a la que luego hay que añadir una tercera nueva realidad: la U.S. Space Command, con la tarea de mejorar las estrategias bélicas, más allá de los confines terrestres. Esta última deberá ocuparse de poner a punto y enseñar nuovas “doctrinas, tácticas, técnicas y procedimientos” militares.

El anuncio del vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence ha asombrado por el vencimiento a corto plazo, de 2020, al que la Defensa estadounidense se enfrenta, pero no ha sorprendido, sin embargo, a los observadores internacionales más atentos. Había sido el presidente mismo de los Estados Unidos Donald Trump, en el día de su toma de posesión en la Casa Blanca, quien miró al espacio evocando el papel de los Estados Unidos para descubrir “los misterios” del mismo. Y ayer, después del anuncio de su vice, Trump indicó la ruta a través deTwitter.

«Protégenos de China y Rusia»

«Los Estados Unidos enfrentan amenazas de rápido crecimiento», dice el informe publicado por el Departamento de Defensa, en particular por «China y Rusia, nuestros competidores estratégicos, que apuntan explícitamente a desarrollar capacidades de combate espacial para neutralizar a aquellos Estados en caso de conflicto».

Pero, ¿qué significa la guerra espacial? ¿Cuáles serían los objetivos concretos? En el centro del punto de mira de los misiles y láseres enemigos se acabarían los satélites o los instrumentos, a través de los cuales funciona la mayoría de los dispositivos colocados en la Tierra. Ciertamente, aquellos para uso militar, pero también civiles, que sirven, por ejemplo, en los mecanismos de telecomunicaciones y navegación. Una guerra por satélite que, según el representante del ala demócrata de Tennessee Jim Cooper, podría hacer que los estadounidenses queden «ciegos y sordos» en unos pocos segundos.

Cómo funcionará el ejército estelar anunciado por Trump para 2020

Roger Moore y Lois Chiles en la película «Agent 007 -Moonraker – Operation space» de 1979 (AFP)

La amenaza, dicen los expertos, es concreta: según el New York Times, citando un texto publicado por la inteligencia estadounidense en febrero pasado, China y Rusia podrían atacar a los satélites estadounidenses en un par de años, a lo sumo tres. «Ambas naciones están invirtiendo fuertemente en los llamados misiles hipersónicos, aquellos capaces de volar hasta 5 millas por segundo a altitudes tan bajas que son invisibles por los sistemas de radar de la defensa estadounidense», dijo Pence. El vicepresidente también agregó que a más tardar hace una semana, China anunció que había completado exitosamente una prueba de ese tipo por primera vez.

Pros y contras del proyecto espacial.

Como ya habíamos escrito en un artículo a fines de junio, cuando Trump había explicado por primera vez que quería establecer el sexto brazo de las fuerzas armadas, «la Fuerza Espacial ya existe dentro de la Fuerza Aérea y se llama Comando Espacial de la Fuerza Aérea, y cuenta con 36,000 personas estacionadas en 134 bases alrededor del mundo». La organización, en definitiva, ya lo existía, y hasta ahora tiene un presupuesto muy respetable, 8.5 mil millones de dólares en 2017, gastado en actividades de «Observación de la Tierra, control, pronóstico del tiempo, comunicaciones, control remoto de armas (en tierra) y seguridad».

Entonces, ¿por qué crear un nuevo cuerpo? Según el Pentágono es una cuestión de seguridad, un gran peligro, hasta el punto de convencer al Secretario de Defensa Jim Mattis para que cambie de opinión en el espacio de doce meses. Si el año pasado Mattis mismo expuso sus perplejidades sobre el proyecto espacial, hoy piensa de manera diferente y ha indicado a Pence como el hombre de referencia en relación con el asunto.

Mientras tanto, dos lados opuestos están emergiendo en el extranjero: por un lado, aquellos que encuentran superfluo invertir una gran cantidad de dinero en una actividad de este tipo; por otro, reconocen que si los satélites se golpearan sería un problema serio. El New York Times, Brian Weeden, de la Secure World Foundation, explicó que «todo el ejército de los EEUU se basa en el espacio». Mejor poner un pedazo, habrán pensado en la Casa Blanca: y luego, como anunció Pence, el próximo mes de febrero Trump también incluirá un capítulo del gasto dedicado a la Fuerza Espacial en el presupuesto que se presentará al Congreso.