Control mental MKULTRA

Control mental MKULTRA

Durante mucho tiempo la CIA ha negado que estuviera ejecutando un plan de control mental, un programa de experimentos en seres humanos, diseñado por ella. Estos experimentos tenían el objetivo de identificar y desarrollar drogas, alcohol, diversos procedimientos para ser usados en interrogatorios y torturas, y así debilitar a la persona y forzar su confesión o para cambiar su forma de pensar, sus creencias, o extraer la verdad, etc.

El programa comenzó a principios de la década de 1950, fue sancionado oficialmente en 1953, tuvo un alcance reducido en 1964, se redujo aún más en 1967 y se suspendió oficialmente en 1973.

MKUltra utilizó numerosas metodologías para manipular los estados mentales de las personas y alterar las funciones cerebrales, incluida la administración subrepticia de drogas (especialmente el LSD) y otros productos químicos, hipnosis, privación sensorial, aislamiento, abuso verbal y sexual, así como diversas formas de tortura.

Hay una persona, John Greenwald, creador del sitio web The Black Vault, quien constantemente pone demandas a la CIA para que suelte la información clasificada.

En esta última información que ha entregado la CIA (600 documentos) hay asuntos serios, como las técnicas de control mental y la admisión de ese plan.

Estos documentos se pueden descargar desde su página web.

En 1973 la CIA había conseguido de forma exitosa intervenir a tres perros para que ejecutasen órdenes a distancia, a través del control mental, controlando el cerebro del perro. Si consiguieron esto con los perros, ¿qué no habrán llegado a conseguir con los cerebros humanos y que no ha sido aún desvelado?

En estos documentos se habla de cómo se ha usado la hipnosis para llegar a controlar el cerebro de las personas.

Hay un documento que habla sobre el proyecto Blue Bird. Este proyecto consiste en lavar el cerebro de las personas, inculcarles nuevas ideas, nuevos recuerdos, completamente inexistentes, crear personalidades múltiples (locuras impuestas), etc.

También hay otro documento que habla sobre el estudio del cloropromaszina que es un medicamento que sirve para tratar desórdenes mentales, como la esquizofrenia, desórdenes bipolares, el déficit de atención, trastornos de ansiedad, problemas de sueño, etc… Este medicamento es un auténtico veneno, que desestabiliza el cerebro.

El proyecto MKULTRA no es ciencia ficción, sino una pura realidad.

Esto viene desde antiguo. Ya en la primera y segunda guerras mundiales no sólo se limitaron a hacer experimentos de torturas, sino que también experimentaron con el gas mostaza y dieron total inmunidad al doctor japonés Shirō Ishii , en la unidad 731, en donde se infectaban a los prisioneros con enfermedades, se les amputaba sin anestesia o se les cambiaba de sitio órganos del cuerpo, entre otros. Más de 2.000 personas fueron infectadas con sífilis, gonorrea o cancroide sin su conocimiento. El objetivo de estos experimentos, dirigidos por el médico estadounidense John Cutler, era averiguar si la penicilina podía ser usada “para prevenir enfermedades de transmisión sexual” y para ello emplearon a prostitutas, exmilitares, enfermos mentales, huérfanos y presidiarios.

También, dispararon sobre la bahía de Tampa el virus de tos ferina, propagaron bacterias patógenas en la bahía de San Francisco, provocando la neumonía en muchas personas, en la Habana soltaron mosquitos con el virus del Dengue, la fiebre amarilla, y se llegó a inyectar plutonio en personas que se prestaron voluntarias para un estudio sobre elementos radiactivos.

Se puede programar, manipular y leer la mente de las personas a través del subconsciente y a distancia, porque todo se trata de frecuencias. Ya hay técnicas muy desarrolladas para esto, utilizando mandos a distancia y a través del Wifi, con la tecnología de los móviles Smart y Tv Samrt. Estas técnicas son capaces de inducir a la ira, a la tranquilidad, a buscar un placer (inducir a un niño a tener sexo con un alto funcionario del Estado, como hizo el doctor Cameron en sus experimentos), imponer una idea, un sentimiento e incluso que el sujeto obre el suicidio.

El control mental viene de la manipulación del ADN humano, que consiste en manipular su cerebro para dejar al hombre metido en su cerebro, viendo sus ideas, sus fantasías, sus sueños, sus ideales, sin salir de ellos. De esta manera, el hombre acaba viviendo en sus ideas, apoyado en sus ideas, fabricando sus ideas. Entonces, es fácil manipular con la palabra humana a alguien en su cerebro, porque se le dice lo que quiere pensar. Y, para sacar información de la persona, se aplica una energía, una frecuencia en su cerebro, y esto hace que la persona revele lo que guarda en su mente.

El control mental es para controlar la población. Hacer que la gente se mueva por unas ideas, unos sentimientos, y quede estancada en ellos, sin avance ni en lo espiritual, ni en lo humano.

Las guerras se generan por el uso del control mental, porque el control mental es un arma ansiada por todos los países. Hay muchas empresas, como la de telefonía, buscadores, google, etc… que lanzan sus propios terminales en donde se controla a la gente, su forma de pensar, su forma de vivir.

La publicidad subliminal, esos mensajes ocultos, codificados por auténticos expertos en manipulación de masas, señalan que el control mental siempre ha sido un vehículo para poder mantener tranquila a la población, y para poder, de alguna forma, dominarla, esclavizarla, y así obren lo que unos pocos quieren, y no se rebelen contra los poderes fácticos de este mundo.

Todo el sistema está diseñado para manipular a la gente, en su pensamiento, en su voluntad, y dirigir su libertad hacia elecciones que otros imponen. Que la gente sea un redil obediente y productivo económicamente para las élites.