Nano-robots están ya introducidos en el cuerpo humano. Nano-robots interconectados con ADN

Correlaciones con el síndrome de Morgellons

Nanorobots

Se sostiene que, hasta ahora nunca han sido usados nano-robot, o bien nanobot probados en los seres humanos, pero en los últimos 10-20 años existen hechos que prueban que nanorobot ya están en el cuerpo de muchas personas en todo el mundo, y a veces rebosan de la piel de una persona, o bien destruyendo las células humanas internas y violando todos los sistemas vitales del cuerpo.

Las personas que vienen sometidas a experimentos con inyección de nano robot en el cuerpo humano, son siempre más en todo el mundo.

Científicos y médicos que están tratando de hacer investigación en el campo de los Nano-Robot, mueren en circunstancias misteriosas.

Nanorobot cuya dimensión es comparable al tamaño de una molécula, tienen funciones de movimiento, elaboración y transmisión, ejecución de programas, y en algunos casos la posibilidad de auto-replicación. De ésto ha hablado abiertamente (sobre la creación de nanorobot) el científico americano Eric Drexler Kim, que viene definido el “padre de las nanotecnologías”.

Eric Drexler en su libro “Engines of Creation”, nos habla de la idea de crear los nanorobot.

Aquí ha presentado un hipotético escenario de recuperación de personas crioconservadas.

Drexler ha partecipado en la investigación de la NASA sobre los asentamientos espaciales en 1975 y en 1976.

Ha desarrollado paneles solares con alto rendimiento, basado en las nanotecnologías, además, involucrado activamente en la política espacial. En el 2010, han sido presentados programas y proyectos que están orientados sobre la base de utilizo de nanorobots interconectados con ADN en grado de viajar en el espacio. Y antes de entonces, había sido conducida constantemente una investigación secreta en el sector.

¿Por cuál motivo han sido utilizados los nanobot? Según los datos oficiales, pueden dar una ayuda preciosa en medicina. Se prevé que estos robot microscópicos, serán inyectados en algunos pacientes y actuar como red de comunicación wireless y otras actividades sobre escala nanométrica.

Se sostiene que hasta ahora nunca han sido usados nano-robot, o bien nanobot testados en los seres humanos, pero en los últimos10-20 años hay hechos que prueban que nanobot ya están en el cuerpo de muchas personas en todo el mundo, y a veces rebosan de la piel de una persona, o bien destruyendo las células humanas internas y violando todos los sistemas vitales del cuerpo.

Diversos investigadores voluntarios en este sector, han confrontado las fotos de algunos nanorobot presentados en revistas científicas (como por ejemplo la « Advanced Materials ») y las fotografías de nanorobot extraídos de los cuerpos de las personas. Las imágenes se muestran a continuación.

Imagen de nanorobot tomada de la revista científica « Advanced Materials Journal ».

 

Imagen de nanorobot tomada de la revista científica « Advanced Materials Journal ».

 

Imagen de nanorobot tomada de la revista científica « Advanced Materials Journal ».

 

Pregunta: ¿a dónde han acabado los nanorobot en el cuerpo humano idénticos a aquellos presentados en una revista científica?

Y la cosa peor es que las personas que vienen sometidas a experimentos con inyección de nanorobot en el cuerpo humano, son siempre más numerosas en todo el mundo. Científicos y médicos que están tratando de hacer investigación en el campo de los Nano-Robot, mueren en circunstancias misteriosas. La única cosa que han sido capáz de aprender algunos médicos a través de los análisis de estos nanorobot encontrados en los cuerpos de los hombres, es que ellos están compuestos principalmente de silicio, y que son capaces de atraer una miríada de otros agentes patógenos.

Correlaciones entre Nano Robot y la síndrome de Morgellons

Morgellons es una misteriosa enfermedad que se presenta, generalmente, con molestias de tipo cutáneo: picazón, sensaciones de picaduras de alfiler, punzadas improvisas y dolientes, llagas, erupciones cutáneas permanentes y sobre todo extrañas fibras filamentosas sobre la superficie de la piel que, en algunos casos, rebosan espontáneamente. Muchos de los pacientes afectados por el morbo prueban una extraña sensación de ardor difundida sobre todo el cuerpo, otros hablan de “insectos” que corren apenas bajo la superficie de la piel. Otros, todavía, lamentan dolores músculo- esquelétricos y una sensación de cansancio general.

Por consiguiente, una sintomatología compleja y ambigua, tanto de hacer pensar a una enfermedad imaginaria, consecuencia de graves disturbios de naturaleza psicológica. En efecto, el síndrome parece tener notables efectos sobre la emotividad y sobre la cognición de los pacientes. No obstante, estos efectos podrían ser considerados contemporáneamente causa y consecuencia de Morgellons. La prueba concreta que desmantela la hipótesis psicológica viene de la presencia real y no ficticia de extrañas fibras filamentosas que sobresalen del cutis, muy similar a las fibras de polietilene y granulos negros. Todo esto se hace aún más extraño por el color de las fibras: Azul.

El síndrome de Morgellons es un misterio, una incógnita que la Ciencia no logra todavía explicar: es un morbo particular, raro, extremamente ambiguo e incomprensible.

Etiquetado durante años por la comunidad científica como una patología psiquiátrica, el Morbo de Morgellons ahora es objeto de estudio por parte de los Centers for Disease Control and Prevention (Cdc), el órgano estadounidense de investigación y prevención de las enfermedades.

El estudio, conducido en colaboración con la división de búsqueda del consorcio médico “Kaiser Permanente” de la California del nord, va a colmar años de fenómenos de autoagregación espontánea de personas afectadas por los mismos síntomas.La mayor parte de los pacientes, liquidados como locos y acusados de procurarse solos las lesiones, se ha reunido desde el 2002 in una fundación, la Morgellons Research Foundation, creada por Mary Leitao, que ha acuñado también el nombre del morbo en una patología similar descripta en el 1600.

El sitio de la fundación www.morgellons.org, abierto a todos aquellos que viven una experiencia de Morgellons, cuenta con más de 11.000 inscriptos, la mayor parte habitantes en California, Texas y Florida: todos reportan extraños fenómenos de la piel como fuerte picazón, gránulos alquitranados y filamentos azulados, rojos y translúcidos que emergerían de las lesiones. La estadounidense Mary Leitao ha sido la primera a tratar el caso. La mujer, en efecto, en el 2001 observó extraños comportamientos en el hijo de 2 años que comenzo a mostrar pequeñas llagas debajo de un labio y advirtiendo la presencia de inquientantes insectos que se las habrían causado. La señora Leitao, ex técnico de laboratorio, examinó las llagas al microscopio, declarando la presencia de fibras de vario color.

Ha sido justo ella a codificar la sintomatología de eso y a bautizar el morbo con el nombre de un estudio que data del siglo XVII, en el que se hacía referencia a un niño francés afectado de las mismas molestias. En el sitio la señora Leitao describía minuciosamente los síntomas inquietantes de la misteriosa enfermedad y al final la comunidad médica la acusó de haber construido una farsa. Pero, a la emprendedora señora le llegaron bien sietemil e-mail de personas que acusaban los mismos síntomas, declarándose enfermos ellos también de Morgellons.

Como muestra el resumen de agenziastampaitalia.it, una entre las pocas personas que han examinado científicamente el morbo de Morgellons es Randy Wymore, un neuro científico del Center for Health Science de la Universidad de Oklahoma (en el sitio de la Universidad es posible leer la “sintomatología oficial”). Wymore recibió de diferentes personas, muestras de fibra salidas de la propia piel.

Aún cuando las muestras presentaban un cierto parecido entre ellas, según el parecer del neuro científico, éstas no eran comparables a ninguna otra fibra sintética o natural ya conocida. Wymore, además, pidió al equipo de policía forense “Tulsa” de examinarlas. El equipo ha identificado las estructuras químicas de las fibras y las ha confrontado con su banco de datos constituído por bien 800 muestras. Las fibras en cuestión no coincidían con ninguna de aquellas del banco de datos, por lo tanto se ha recurrido a la gascromatografía para compararlas con 90.000 compuestos orgánicos.También en este caso, las fibras no han dado cotejos tales para poder coincidir con los compuestos.

El equipo policial llegó por lo tanto a la conclusión que las fibras son “desconocidas”, hechas de elementos desconocidos, y no ciertamente provenientes de vestidos a estrecho contacto con las costras de heridas. Las fibras, en efecto, quemadas a 700 grados, se han ennegracido pero no destruídas.

Wymore le pidió también al jefe del departamento de pediatría del hospital universitario de Oklahoma, Rhonda Casey, de observar algunos pacientes. Ejecutanto la biópsia de las superficies lesionadas de la piel, además de aquellas sanas, usando un dermatoscopio, la doctora Casey pudo observar las fibras bajo la piel de los enfermos y de hallarlas unidas, sea a los tejidos sanos sea a aquellos dañados, identificando, además, la variedad de colores de tales filamentos.

Además de eso, la misma doctora ha referido el caso de una joven señorita con una lesión en la pierna, de la que brotaron fibras negras, confirmando la imposibilidad, por un lado, de la joven, de haberse causado ella misma una herida de ese tipo. Estos son algunos de los casos reportados (el mayor número de los enfermos está en los Estados Unidos) pero, también en nuestra nación, hubo diversos casos que los expertos reconducen a la Sindrome di Morgellons.

Estelas químicas bajo acusación

¿Es posible individuar un vínculo entre las controvertidas estelas químicas y lo que ellas contienen y el morbo de Morgellons? Nuevos estudios y análisis de laboratorio han permitido verificar que el morbo está ligado a la presencia en el organismo de fragmentos constituidos de silicona y de fibras de polietileno de los enfermos. El polietileno se usa normalmente en la industria de las fibras ópticas.

A estas conclusiones ha llegado la doctora Hildegarde Staninger, toxicóloga, en el mes de octubre de 2006. La investigadora precisa que dichos materiales son usados por la industria de las nano biotecnologías para encapsular los virus. Éste podría ser el anillo de conjunción que hace pensar que lo que cae del cielo y lo que encontramos en algunos pacientes, encuentra una correspondencia clara e inequívocable.

Los investigadores han recogido pruebas que las estelas químicas contienen no solo gérmenes, pero también metales, células de sangre, sedantes, sustancias cristalinas, sales de bario, y un tipo de fibra de polietileno y silicio (aquella mencionada por la Doctora Staninger) que se funde solo más allá de los mil grados F° y otras sustancias tóxicas para el organismo. Para no hablar de elementos químicos radioactivos y tóxicos para la salud de todo el planeta. ¿El Morgellons tal vez es un efecto colateral de una experimentación de masa? ¿Quieren aturdirnos? ¿Alterar nuestra fisiología volviéndonos autómatas que son controlados a distancia? Si es así, entonces es verdad (aunque no es un consuelo) que, el diablo hace las olla pero no la tapa.

¿De la misma manera que, quieren mandar y subyugar la población humana, no han pensado al hecho que nuestro cuerpo, antes o después expulsa todo lo que no es orgánico? ¿O quizás (y sería más grave) saben que nosotros humanos somos buenos a mirar el dedo y no la Luna? En este caso bastaría, en realidad, mirar el cielo.

 

Fuente: Redacción Segni dal cielo